Cuando el lavado por aspersión no es suficiente, o cuando la normativa impide su uso, la limpieza por ultrasonidos es la única alternativa.

Con la limpieza por ultrasonidos, se eliminan todos los contaminantes de todas las superficies, incluso de la más pequeña cavidad microscópica. Este proceso limita el riesgo de piezas sin limpiar y elimina la necesidad de un tedioso acabado de limpieza a mano, reduciendo drásticamente los costes de mano de obra.

La limpieza por ultrasonidos es una alternativa más económica y ecológica que los métodos de limpieza estándar.

¿Por qué lavar con ultrasonidos?

  • Porque garantiza un lavado profundo y de alta calidad
  • Porque no hay piezas demasiado complicadas
  • Por qué no se utilizan disolventes
  • Porque no hay mantenimiento y los costes de operación son bajos

Funcionamiento general

El funcionamiento de los ultrasonidos, se basa en la generación de ondas de alta frecuencia (vibración) en una cuba que contiene agua y detergente.

La potencia oscilante suministrada por el generador es transferida por los sonotrodos al líquido de lavado en el que, mediante una fuerte presión alternada, se crean burbujas microscópicas que desintegran la suciedad.

La propagación ultrasónica crea una acción de limpieza a nivel molecular y elimina la exposición del operador a sustancias químicas potencialmente peligrosas.