¿Ha imaginado que no tendrá que dedicar más tiempo al lavado manual y que finalmente podrá invertirlo en actividades de mayor valor estrechamente vinculadas a su producción?! Deje que nuestras máquinas hagan el trabajo sucio

¿Por qué adoptar un sistema de lavado automático?

  • Porque la seguridad del operador es lo primero
  • Porque se gana tiempo para dedicarlo a otras actividades
  • Porque se obtiene un resultado óptimo y más rápido
  • Porque es económico y tiene bajos costes de gestión

Funcionamiento general

Después de cargar las piezas, el líquido de lavado se extrae del tanque interno de la máquina y, gracias a una bomba, circula por boquillas de diferentes tipos, llegando a golpear las superficies con fuerza. La acción mecánica del chorro, combinada con la acción química del producto, elimina la suciedad y regenera las piezas contaminadas. Al final del ciclo, el líquido se recoge nuevamente en el tanque interno y las piezas pueden ser extraídas.

El producto de lavado puede ser enviado a un sistema de tratamiento específico para su reutilización, minimizando los costes operativos.